sábado, 28 de febrero de 2015

La batalla de Ayacucho y la traición de los masones españoles


Gral. José de San Martín
Descubre la deslealtad de los masones españoles sellada mediante el abrazo Maquinguayo celebrado antes de la batalla de Ayacucho


Según refiere el escritor peruano Herbert Ore, Inglaterra tras la pérdida de las 13 colonias de Norteamérica, que se habían independizado (EE.UU) necesitaba nuevos mercados. América del sur estaba en manos de los españoles y el comercio se limitaba al contrabando. Por ello la Logia de Inglaterra, la más grande del mundo en ese momento, ideó un plan para independizar la mayoría de las colonias españolas en América. Para ello formó Logias en toda América, como la Logia Lautaro.Éstas Logias eran Operativas, es decir, tenían una meta específica, en éste caso la independencia de las colonias españolas, una vez logrado el objetivo las Logias se disolvían. Francisco de Miranda, Simón Bolívar, Sucre (Venezuela),O´Higgins (Chile) , José de San Martín, Manuel Belgrano, Alvear, Monteagudo (Argentina) eran Masones. Una vez lograda las distintas independencias, Inglaterra fue el primer país en reconocerlas, así enviaba un embajador y entablaba relaciones comerciales y diplomáticas bilaterales. Herbert termina su relato dejando claro que no fue casual el abrazo masónico de Simón Bolívar y San Martín en Guayaquil.

Como se perpetro la  traición de Ayacucho
Javier Agüero, Gran Canciller de la Gran Logia Mixta de San Juan – Oriente del Perú, nos relata cómo se preparó la deslealtad de los masones españoles sellada mediante el abrazo Maquinguayo celebrado antes de la batalla de Ayacucho y donde los HH:Masones de ambos bandos se reconocen entre sí para luego evitar herirse durante el combate. Según el Gran Canciller  lo que parece reafirmar el complot masónico es el hecho que siendo la batalla de Ayacucho el combate decisivo para la independencia o la continuación del virreinato, fue sin embargo la que menos bajas y heridos produjo.

La capitulación ha sido llamada por el historiador español Juan Carlos Losada como "la traición de Ayacucho" y en su obra Batallas decisivas de la Historia de España (Ed. Aguilar, 2004), afirma que el resultado de la batalla estaba pactado de antemano. El historiador señala a Juan Antonio Monet como el encargado del acuerdo: “los protagonistas guardaron siempre un escrupuloso pacto de silencio y, por tanto, solo podemos especular, aunque con poco riesgo de equivocarnos”. Una capitulación sin batalla se habría juzgado indudablemente como traición. Los jefes españoles, de ideas liberales, y acusados de pertenecer a la masonería al igual que otros líderes militares independentistas, no siempre compartían las ideas del rey español Fernando VII, un monarca firme sostenedor del absolutismo.

Simón Bolívar
En este sentido se afirma que la capitulación fue firmada la noche anterior en un trabajo logial conjunto donde se acordó además que los HH:. se reconocieran con los signos que le son comunes. La versión de la firma previa de la capitulación adquiere visos de autenticidad porque La Serna fue herido precisamente en la mano derecha quedando imposibilitado de firmar en el campo de batalla.

Los extraños sucesos que demuestran la traición masónica de Ayacucho.

Hemos querido destacar un post publicado 'Historia y Cultura Peruana',donde detalla cómo se perpetro la traición de Ayacucho en el campo de batalla por los masones españoles. Se dan en esta batalla cierto número de sucesos extraños que confirman el complot masónico.

Primero: Comienza con una fraternización tolerada por los dos mandos a pesar de ser el medio más seguro de desmoralizar a su gente.

Segundo: Esta escena singular, que pudo haber negociado cualquier capitán o comandante, transcurre entre dos jefes de división.

Tercero: Estos dos generales, a vista de sus ejércitos respectivos, conferencian en secreto durante media hora, siendo así que la versión oficial de lo que se dijeron no necesitaba más de cinco minutos.

Cuarto: El interlocutor realista vuelve a las dos horas para preguntar si va o no a haber batalla.
Quinto: En lo más reñido del combate, cede precisamente la división que manda este parlamentario fraternizador; y las dos compañías que le siguen en derrota están mandadas personalmente por José Canterac, Jefe de Estado Mayor y segundo del Ejército.

Sexto: Un ejército superior en número, instrucción y disciplina, con una artillería hasta siete veces mayor, se da por derrotado en menos de dos horas cuando todavía le quedan 2,000 soldados que tiene que rendir después.

Séptimo: Un hombre de los talentos militares de José Canterac obliga a su caballería a la desventaja de tener que bajar al campo de batalla por una ladera tan fragosa que la hace servir de blanco pasivo al enemigo mientras los hombres bajan de pie ayudando a los caballos.

Octavo: El virrey se puso a bregar como un cabo cualquiera y cayó prisionero.

Noveno: La última batalla en que se arría su bandera en el Imperio dura para estos generales españoles tan solo dos horas.

Décimo: En este día, el más glorioso de su vida, la batalla final de la revolución, consagra 
Sucre un informe oficial lacónico en detalle y vago en su perfil; mientras que Canterac se limita en el suyo a justificar la capitulación sin detalles.

Undécimo: Sucre concede una capitulación extraordinariamente generosa.

Consecuencias de la traición de Ayacucho.

La victoria de los independentistas supuso la desaparición del contingente militar realista más importante que seguía en pie, sellando la independencia del Perú con una capitulación militar que puso fin al Virreinato del Perú. No obstante, Españano renunció formalmente a la soberanía de sus posesiones continentales americanas hasta 1836.

El gobierno de Simón Bolívar en el Perú (1824-1826) no fue bien visto ni por las elites políticas recién conformadas, ni por la antigua elite criolla, quienes vieron en el libertador a un dictador y usurpador napoleónico que quiso establecer un gobierno absoluto basado sólo en su figura.

Fuente: Eldistrito.es

1 comentario:

  1. Estimados amigos. Bueno es dejar en claro que el católico y profundamente mariano (veneraba a la Santísima Virgen María), general don José de San Martín, no fue masón ni pensó serlo jamás, eso es un invento de las logias masónicas, no existe una sola prueba de su pertenencia a la masonería, en cambio existe su misma vida de pertenencia a la Iglesia Católica, como fiel católico apostólico romano. Dicen que la logia logia de Inglaterra, la más grande del mundo en ese momento, formó Logias en toda América, como la Logia Lautaro. Eso no es verdad, es una mentira, ya que la logia Lautaro jamás pertenecio a la masoneria, de ello nos hablan dos masones del grado 33 como los ex presidentes argentinos Domingo Faustino Sarmiento y Bartolome Mitre (Quien abjuro de la masoneria dias antes de morir y dejo escrita la misma en un manifiesto antiliberal). Dijo Mitre: "“La Logia Lautaro no formaba parte de la masonería y su objetivo era sólo política.” ", agregando a Sarmiento: "“Cuatrocientos hispanoamericanos diseminados en la península, en los colegios, en el comercio o en los ejércitos se entendieron desde temprano para formar una sociedad secreta, conocida en América con el nombre de Lautaro. Para guardar secreto tan comprometedor, se revistió de las fórmulas, signos, juramentos y grados de las sociedades masónicas, pero no eran una masonería como generalmente se ha creído...” El historiador argentino Patricio Maguire, un investigador sobre éste tema, escribió a logias centrales de la Masonería pertenecientes a Inglaterra. Escocia, Irlanda y otras, y su respuesta es esclarecedora del tema y demuestran porque San Martín no fue masón y la logia lautaro no perteneció a la masonería .
    La carta carta del señor Patricio Maguire a la Gran Logia Unida de Inglaterra dice así (abrevio):
    “Madrid, Agosto 7, 1979.
    Al Sr Gran Maestre de la GRAN LOGIA UNIDA DE INGLATERRA Freemasons May Great Queen Street WC 2 LONDRES
    Estimado señor:
    Soy un historiador argentino que investiga los antecedentes de la revolución e independencia de las posesiones españolas en América, con especial referencia a la argentina.
    Gran importancia se atribuye a la acción de la denominada Logia Lautaro, existiendo una controversia ya centenaria respecto si constituyó una logia masónica o una logia puramente política (…).
    (…), podría resultar posible que esa Gran Logia poseyera los archivos de aquella época donde se registraría la existencia, si fueran masónicas, de las logias y sus afiliados.
    Las logias cuyos antecedentes procuro hallar son las siguientes:
    1) Logia Lautaro (de Buenos Aires y de Chile). 2) Logia de Caballeros Racionales
    Preguntamos:
    1) ¿Algunas de las mencionadas logias fueron inscriptas por la Gran Logia Unida de Inglaterra) ¿Existe algún documento de carácter masónico en los Archivos de esa Gran Logia, referentes a las logias o personas antes mencionadas?
    La respuesta no se hizo esperar, y la contestación llegó de esta manera:

    “Gran Logia Unida de Inglaterra Freemasons Hall -Great Queen Street- London Departamento del Gran Secretario.
    21 de agosto de 1979
    Estimado Señor:
    Su carta del 7 de agosto de 1979, dirigida al Gran Maestro, me ha sido derivada para su contestación.
    1) La Logia Lautaro era una sociedad secreta política, fundada en Buenos Aires en 1812 y no tenía relación alguna con la Francmasonería regular. Sinceramente suyo. J.W Brubbs. Gran Secretario
    P. Maguire, Esq., Lagasca 67- Ap. 309 B Madrid, Spain.”
    Por ello es bueno que se deje en claro que San Martin no fue mason y que la logia Lautaro no pertenecia a la masoneria, aunque bueno es decir tambien que habia miembros como Alverar, Miranda y otros que pertenecian a la masoneria.
    Saludos cordiales.
    Prudencio Martínez Zuviría

    ResponderEliminar